sábado, 29 de marzo de 2014

La carta (The letter 1940)

Erase una vez... un tiempo pausado, no tan lejano, cuando la distancia y la comunicación pasaba por correos, un tiempo más romántico ( que no ñoño)  el correo tradicional que existe desde que se inventó la escritura-no formal ni organizado, pero algo así-. A mí siempre me ha gustado escribir  y por circunstancias la correspondencia ha sido parte de mi vida. Me encantaba abrir el correo y encontrar allí el sobre manuscrito. Aún conservo algunas, no con lazo, pero sí en cajas o carpetas.. y me gusta. Es como lo de las fotos en papel, necesito algo fisico, tangible.

 ¡Y que diga ésto en éste medio..! está claro que ésto es la continuación de aquello..
pero se hace necesario conservar algo de ese pasado inmediato, no sé vosotros..los libros, algún periódico...sentirlos en las manos..olerlos. No reniego de lo digital pero me espanta tener la certeza de que cada vez más dependemos de ello. Seguro que muchos pensarán que ésto es una perogrullada (graciosa  palabreja), y asumo que puede ser una simpleza, pero no imagino un móvil o tablet inspirando ilustraciones o cuadros como éstos que os dejo más abajo.

The love letters  by Bob Byerley
¿Puede alguien imaginar un tiempo donde se recibian cartas manuscritas continuamente y el efecto que causaban? Amorios, tragedias, citas, notas..asuntos familiares..
"Reading the letter" By Thomas Benjamin Kennington 1856-1916
Raimundo Madrazo 1841-1920
"Penning a letter" by George Goodwin Kilbourne 1839-1924
"The love letter" By Edmund Blair Leighton 1853-1922 (Prerrafaelista)
Fernando Vicente
Mujeres escribiendo notas y a su vez leyendo cartas, un tema recurrente en la pintura de todos los tiempos. Es curioso, encuentro menos imágenes de hombres haciendo lo mismo y estoy segura que escribir escribirian y hay constancia de ello en la literatura..,pero parece más propio de "mujeres" lo que no responde a la realidad.
Man writing a letter By Gabriel Metsu 1629-1667
" Mi carta, que es feliz pues va a buscaros,
cuenta os dará de la memoria mía,
Aquel fantasma soy que, por gustaros,
jugó a estar viva a vuestro lado un día"

Fragmento de El tren expreso
Ramón de Campoamor


En sintonia con todo ésto he revisado una pelicula, un clásico del cine negro, entre el thriller y el drama judicial (hay muchas, en todos los géneros, en las que la carta tiene mucho que ver con el título y con la historia ), con una meticulosa puesta en escena la
La carta (The letter)es una película estadounidense de 1940 dirigida magníficamente por William Wyler, cuyo guion, de Howard E. Koch, basado en la obra de teatro homónima de 1927, escrita por W. Somerset Maugham, ya había dado lugar a otra película del mismo título estrenada en 1929. un excelente trabajo de la dama más tremenda del cine clásico, al menos una de ellas: Bette Davis
Bette Davis By Abril
Ella podia ser de todo menos modosita, su mirada, sus ojos (famosos  y con tema musical), sus movimientos ante la cámara, la presencia (siendo menuda) era tal, que necesitaba personajes así, de fuerte carácter, hechos a la medida para ella, heroinas dispuestas a todo como en La loba o Jezabel .
La carta tiene en su secuencia inicial una de las escenas más icónicas del cine de esa época..un estruendo en off, causado por un disparo, entre sombras, y en su desenlace, la penumbra casi fantasmal, muy melodramática, que no deja lugar a dudas sobre lo que está ocurriendo. La acción se desarrolla en una plantación en la colonia británica de Malasia, Leslie (Bette Davis), la esposa del administrador Robert Crosbie, mata de varios disparos a un hombre en la puerta de su casa alegando que ha sido en defensa propia ya que el hombre, conocido del matrimonio Crosbie, ha intentado violarla. Tanto su marido Robert (Herbert Marshall) como su amigo y abogado Howard
(James Stephenson) creen la narración de los hechos, pero la aparición de una carta hará que la versión de Leslie se tambalee.
No sigo porque os recomiendo que la veáis -si no lo habéis hecho- o que la reviséis, un intenso melodrama para los amantes del buen cine, merece la pena.

" Sigo amando al hombre que maté, con todo mi corazón..." 
Espero que la disfrutéis. 

Y si recordáis más títulos me gustará saber cuál son vuestros favoritos.

SALUDOS A TODOS AMIGOS
ABRIL  

41 comentarios:

Lidix dijo...

Y que no es lo mismo.

Yo guardo casi todas las cartas que me han escrito y no es lo mismo tener los mensajes de texto ahi en los moviles viejos o revisar los correos. No es lo mismo, sinceramente.

¿Y la certeza de que la persona que te ha enviado la carta ha tocado el papel?

Esa peli de la que hablas no la he visto, asique me la apunto.

Y sobre ese tema me acuerdo de aquella peli : Possesion, con Gwyneth Paltrow, Aaron Eckhart, Jeremy Northam y Jenifer Ehle, sobre las cartas que se escribían dos poetas victorianos y su amor prohibido.Me encantó. ¿te acuerdas?:D

Besitos!

abril en paris dijo...

LIDIX :

Huy!¡cómo me ha gustado eso " la certeza de saber que la persona que te ha enviado la carta ha tocado el papel " eres una romántica empedernida jaja..me suena eso.:-P
En serio, es muy bonito y además es cierto.
Revisar los cajones y encontrar una tarjeta, una foto o una carta es todo un flashback por decirlo de un modo más cinematográfico.
Recuerdo vagamente la peli que me comentas (tendré que verla), hay varias de ese tipo, con viajes en el tiempo incluidos. Encontré un telefilm por youtube The love letter..
¿Y qué decir de las adaptaciones de Jane Austen..? venga notitas y cartas..¿Sentido y sensibilidad..?

Nada como recibir una nota manuscrita..vamooosssss :-P

Besos brujita

Maribel dijo...

En los tiempos en los que no había ni cine, ni televisión, ni ordenadores las cartas eran un medio excelente de transmisión de información y entretenimiento. Escribir buenas cartas era una habilidad apreciada como se puede comprobar en las novelas de época.

Esa película de Bette Davis me gustó bastante, era una gran actriz. También vi hace años una versión posterior con Lee Remick. Y me leí la novela corta en la que se basa porque me encanta Somerset Maugham. Es un escritor que ha dado para mucho en el cine, no hay más que recordar muchas de sus obras que han sido adaptadas como “El filo de la navaja”, “El misterio de la villa”, “El velo pintado” o “Conociendo a Julia”.

Besos

Teo Calderón dijo...

Es cierto, Abril, que puede resultar hasta sarcástico hablar en este medio, en la Red, de aquella comunicación epistolar que ahora añoramos quienes como yo no han sabido, no han podido, escapar del siglo XX. Intentándolo, quedé atascado en el túnel que excavaron los que me precedieron. Ellos me gritan desde el exterior, desde el otro lado, para que haga un último esfuerzo y consiga salir. Pero aquí me tenéis, ni para adelante ni para atrás, diciéndoles que no se preocupen por mí que ya me las arreglaré.
Hace muchos años, hubo un momento en mi vida en que por circunstancias que no vienen al caso, llegué al convencimiento de que me restaba muy poco tiempo de vida y con un toque de enajenación me dediqué a destruir dibujos, fotografías y... ¡cartas! que no deseaba fueran "violadas" por otras personas. Ya ves, ahora, en 2014, vivito y coleando tras aquel episodio, sé que aquella desesperada acción resultó a la postre una equivocada y terrible decisión que hizo desaparecer para siempre la parte visual y táctil de un pasado (siempre mejor)... ¡Ay aquellas cartas manuscritas! Qué razón tiene Lidix.
En fin, para esta temática sobre las cartas, yo hubiera elegido la maravillosa obra maestra de Max Ophuls, "CARTA DE UNA DESCONOCIDA", seguramente, la película más romántica, elegante y melancólica de cuantas he visto a lo largo de mi vida.
Un beso.

David dijo...

El dibujo de Bette está muy bien.
La peli me gustó...aunque seguro que le gustó más al lorito, que es de su admirado Wyler ;-)
Ya que estamos con cartas, guardo mejor recuerdo de la de Cartas de una desconocida (jo! qué peli más bonita).
Es verdad que la "imaginería" (o como se llame) visual no va a ser la misma con el tema digital que con el analógico. No es lo mismo recibir un mail que una carta de cara a plasmarlo en imágenes, supongo. En una tienes el objeto físico, la carta, y las expersiones del que la recibe, y en la otra, is no muestras el mensaje, vas a tener más que nada una pantalla y la expresión del que la mira (pero que no sabes lo que ve). Pero seguro que habrá maneras de que la gente visualice esas correspondencias digitales (diferentes,supongo).
Y poco más
EH! Veo que arriba también mencionan la peli de Ophuls (ya somos dos ;-) )
Un saludito.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Abril!! Yo soy una nostálgica de aquella época en la que se escribían cartas, y de hecho tengo, en un baúl que heredé de una tía abuela, un montón de ellas, y alguna que otra vez las vuelvo a leer, y siento que me traslado a esos años de adolescencia que fueron tan felices. Postales, cartas, diarios que narran las vivencias de tiempos pasados, y que actualizan rostros casi olvidados que un día formaron parte de mi vida.

La película que citas la vi no hace mucho. Me encanta la atmósfera de la película y Bette Davis representando ese personaje de mujer fría y calculadora, es impagable e inigualable. Esos primeros planos de la actriz llegan a rozar lo mágico, y es que la unión de Wyler con Bette dio frutos maravillosos.

Seguramente hoy en día hubiese sido un E-mail, el que hubiese descubierto el pastel..¡¡qué horror!!

Precioso el dibujo de Bette Davis Abril. Un fuerte abrazo!!!

Meg dijo...

La carta es uno de mis pendientes. Me encanta la introduciión que has hecho. Tampoco reniego de lo digital, pero tienen mucho encanto las cosas de toda la vida. Conservo las cartas que me enviaban mis amigos cuando nos separábamos tras el verano, y las de un noviete que estuvo estudiando en un internado. No es lo mismo, cómo lo va a ser. Un besote!!

José Luis Martínez Clares dijo...

Me falfa. Por cierto, guardo un buen puñado de cartas... ya vetustas... pero inolvidables. Besos

abril en paris dijo...

MARIBEL:

Y no sólo cuando no existian todas esas cosas que ya son añejas, creo que tiene que ver más con la aparición de internet en nuestras vidas. Desde luego en las novelas de época, como bien dices, están continuamente usándo la correspondecia epistolar para todo. No había otro modo. Por eso se esmeraban. El caso es que ha dado mucho "juego" en el cine y en la literatura.
No he visto la versión de Lee Remick, y me gustaria. De Somerset Maugham he leido Servidumbre humana y varias de las que mencionas, pero no La carta.

Besos

abril en paris dijo...

TEO CALDERON :

Tremenda la experiencia que me cuentas amigo Teo.
Digamos que no conviene desprenderse de ciertas cosas ( a no ser que representen malos recuerdos o ocupen demasiado espacio )para no arrepentirse después.:-)
Estuve pensando todo el tiempo en Carta de una desconocida, me alegra que la menciones porque es una película tal como la describes (ya habrá ocasión para hablar más sobre ella).Pero he visto la de Bette Davis hace poco y queria reseñarla..¡esa brava mujer la Davis!
Con ese título me he encontrado bastantes..pero interpretaciones como la de Bette..ummm..

Besos amigo Teo

abril en paris dijo...

DAVID :

Por partes.
1º-¡Gracias! :-)
Lo del Lorito..umm...supongo, espero que se pase por aquí ;-P
Ya le he comentado a Teo más arriba que he estado a punto de comentarla porque pensé en ella y lo mucho que me gustó..pero se adelantó la Davis.
Mira no sé que harian con un móvil, es decir con el objeto físico..por hacer, en "arte" se puede hacer de todo. Otra cosa es que a uno le guste.
Como herramienta es total, para que negarlo. A los artistas del diseño, animadores etc. les está ayudando mucho y lo que están logrando tambien es de mucho mérito. Lo artesanal es eso.. y tiene el valor que tiene pero sin desmerecer lo que hacen ahora mis gustos son muy clásicos.
Digamos que no es mejor ni peor, es diferente.
Es el eterno debate..y de eso tambien hemos hablado. Hay cosas insustituibles..un abrazo pongo por caso..Por cierto en relación con éste tema tengo que ver Her.

Más saluditos de mi parte :-D

FATHER_CAPRIO dijo...

En la línea de Teo Calderón recomiendo un remake de la obra de Ophuls (basada en la novela de Stephan Zweig), la dirigida por Xu Jinglei en el 2004, una auténtica obra maestra.
Claro que Bette Davis es punto y aparte y palabras mayores, y es obligado repasar esta película donde aparece también Herberth Marshall otro de los grandes.
La vida ha evolucionado, la tecnología nos hace las cosas más fáciles, pero el placer de la lectura con el tacto del papel y el olor a libro abierto, es un valor que nunca debería perderse.
Un beso.

abril en paris dijo...

SQSMARAVILLOSA :

Nostálgica y romanticona como yo (jaja)quizás por eso nos gusta tanto el cine y los actores clásicos.Y las cartas manuscritas tienen ese encanto, el papel y la tinta dejando rastro de la historia en un pliego de papel.
Es muy bonito eso de sentir que te trasladas a otro tiempo y a los rostros de gente que estaban en nuestra vida de algún modo.
La presencia que Bette Davis tenia en pantalla es de las que no se olvidan..y cuando recogió el premio en San Sebastian según he visto en videos AQUI tan pequeña..

Ya que mencionas lo del E-mail, la película del mismo título precisamente va de eso, la correspondencia y mejor aún la de Ernst Lubitch " El bazar de las sorpresas" que aunque no esté en el titulo, basicamente la trama pasa por el correo y en éste caso si habia cartas "de papel" por medio..
Ahora seria un whasApp (jeje)

¡Muchas gracias Maravillosa!

Un abrazo para ti tambien

abril en paris dijo...

MEG :

Entonces, ¡tú eres de las mias!yo no renuncio fácilmente.. :-D
Lo malo es que vamos acumulando cosas y cosas y claro con lo digital todo está "comprimido" ocupando menos espacio en el disco duro.

Besos Meg

abril en paris dijo...

JOSE LUIS MARTINEZ CLARES :

Te recomiendo a la Davis ya sabes, ponla en tu lista de pendientes.
En realidad es para no olvidar por lo que seguimos guardando y guardando..

Besos

abril en paris dijo...

FATHER CAPRIO :

Me apunto tu recomendación y gracias, no sabia de su existencia.

Pues la conclusión es que tendrán que convivir ambas cosas para los que no renunciamos al "encanto del pasado y de lo físico".

Un abrazo Father :-)

V dijo...

Pues tenìa pensado verla...lo he pospuesto un par de veces...y con tu texto lo voy a adelantar. Esta semana cae...
Los cuadros que has escogido me parecen deliciosos. Y el dibujo de la màs tremenda muy bueno. La verdad es que aunque hay muchas aspirantes al titulo de "màs tremenda" y no parece fàcil hacer un ranking, creo que opino como tu.
Pues no es lo mismo...pero como de eso ya se ha hablado....decirte que me alegro mucho que te hayas acordado del libro de tu paisano....
Pides otros titulos.....bueno yo cuando pienso en este tema en lo primero que pienso en Miguel Strogoff...y por no citar las clasicas que todo el mundo conoce....me gustaria revisar x ejemplo el mensajero, a ver que tal ha envejecido. Un abrazo

Daniel Bermeo dijo...

Bette Davis, la belleza, seducción y maldad hecha mujer. Grandiosa entrada estimada Abril. Los cuadros que has puestos son sumamente preciosos. Ésta película es de las que tengo pendiente del siempre magnífico Wyler, siempre he querido verla pero no he encontrado tiempo, hay que hacerle espacio ya. Un abrazo!

abril en paris dijo...

VICTOR:

¡Hola Mr. V!
Miguel Strogoff es otra de las opciones en las que pensé y tambien tú pelicula, mejor dicho tu última reseña Liberal arts..ese tiempo de intercambio de cartas manuscritas en la era de los correos digitales para subrayar cómo son sus personajes de sensibles o qué clase de relación tienen.
¿El mensajero del miedo..? ah no, supongo que te refieres a The Postman de Kevin Kostner (larguisima), te preguntas que tal ha envejecido.. ¿consideras que 1997 es un año muy lejano? huyyyy madre miaaaaa (jaja)
¡Y yo comentando una pelicula de los 40's !

Un abrazo

abril en paris dijo...

DANIEL BERMEO :

¡Muchisimas gracias por tu amable comentario Dani !:-)
No puedo añadir más.
Espero que tengas ocasión de verla y que te guste, por supuesto.

Un abrazo

ethan dijo...

Si alguien quieres escribir un guión de cine, o una novela, o lo que sea, y quiere enganchar desde el principio al espectador-lector, que se fije en el arranque de "la Carta".
Abrazos,

V dijo...

Eso digo yo....¡uuuuyyyy madre mía!....lo que hace la primavera jaja...
Me refiero a "el mensajero" película de Joseph Losey protagonizada por Julie Christie y Alan Bates...que hace bastante tiempo que no veo. Y si tu tampoco ahí tienes deberes...un abrazo

abril en paris dijo...

ETHAN :

Sin duda, ese arranque es tremendo, como el de Sunset Boulevard pongo por caso.
Además viniendo de tí es un buen consejo para escritores en ciernes.

Otro abrazo

abril en paris dijo...

VICTOR :

Upsss..¡vaya! no recordaba esa película y según he leido en la sipnosis resulta un tema muy interesante..umm habrá que revisarle como tu dices, no sé si habrá envejecido pero la manipulación de los ricos/y determinada clase social sobre sus inferiores no parece que haya "pasado de moda", sólo es que ahora se sabe y se denuncia.Me temo que sin mucho exito.
¿Ves? ya he empezado a hacer los deberes :-D

Saludos otra vez

V dijo...

La vi anoche. Había cosas que no recordaba como el sibilino ayudante del abogado, tan formalito y tan caustico...proponiendo lo amoral con una sonrisa.
Todos son víctimas en el fondo...pero me pareció sólida. Bette está muy bien, incluso cuando tiene que humillarse y recoger el papel del suelo.
Me gusta como Willer pone el agua a hervir. Al principio Bette conserva la compostura, cocina y demás...y poco a poco va entrando en ebullición hasta ese momento en el que dice esa frase que es el leitmotiv de la película.
Oye el marido no se empana eh?
Un abrazo

Francisco Machuca dijo...

Excelente.¿Sabías que tengo correspondencia con una vieja amiga desde Alemania? Tenemos blog,correo electrónico,etc., pero nos escribimos cartas.Vas a un estanco y compra sellos,sobres y papel especial (del que pesa poquito)una pluma y todo el tiempo del mundo para reflexionar antes de escribir,y luego la espera,que nunca desespera porque hoy estamos a acostumbrados a la inmediatez y ya no sabemos esperar.Luego viene el buzón.Cuando recibes una carta da mucha emoción,de verdad.Abres el atestado buzón de propaganda y amenazas de bancos y entre todo eso surge un sobre impoluto donde está escrito tu nombre a mano.Dejas toda esa basura contaminante en el buzón y subes las escaleras ya abriendo el sobre.En fin.

Mira te pongo dos ejemplos epistolares en el cine/literatura: 84,Charing Cros Road,de Helene Hanff y película de David Hugh James.También me gusta mucho Las amistades peligrosas de Laclos que está escrita exclusivamente en forma epistolar y la película de Stephen Frears,y, un momento para la historia del cine: Bogart en aquella estación lluviosa leyendo una carta que se va borrando con la lluvia en Casablanca. Otra historia de Poe;La carta robada.Menudo lío de arma para encontrar una carta de vital importancia y luego resulta que estaba sobre la mesa.¿El preludio de la invisibilidad de las cartas?

Y paro ya,amiga.
Besos y un fuerte abrazo.

abril en paris dijo...

VICTOR :

Intuyo que te ha gustado :-)
Digamos que William Wyler era algo más que un artesano jeje,, y con ese material..Bette y él formaron un tamdem increible, pero es que los demás actores lo bordan igualmente.
Y sí,el marido no se empana..,es que dicen que siempre es el último en enterarse..;-P..,
otra mujer que prefiere destruir su vida por un amor loco..,el síndrome Anna Karenina pero al revés (o mio o de ninguna).

En esa linea de mujeres protagonistas estoy leyendo/releyendo (me apetecia) Washington Square de H. James y la película que salió de ahí, La Heredera, tambien de Wyler es fantástica. Ya la comenté en su dia; recuerdo que a nuestro querido ANRO le encantaba este film. Y me apetece verla una vez más..por seguir con Wyler..
Más abrazos

abril en paris dijo...

FRANCISCO MACHUCA :

¡Y que lo digas amigo! Un sobre (y lo que lleva dentro)manuscrito es un regalo en si mismo.
Es de esas pocas emociones que se han convertido en rarezas, la espera, la lectura, quizás una y otra vez..la respuesta.
Una suerte tener amigos en la distancia que aún sacan tiempo para escribir.
Tambien he recordado ese momento de la carta de Ilsa a Rick..¡vaya secuencia!, por eso esa película es ( y por más) inmortal.
Tomo nota de la hisoria de Poe.

Me ha encantado tu comentario Francisco, gracias amigo.

Besos

Fernando R. Genovés dijo...

La cultura de los siglos XVIII y XIX es eminentemente epistolar. Hay películas muy hermosas basadas en esa estructura. Pienso en 'Amistades peligrosas', dirigida por S. Frears, por ejemplo.

En la cultura del siglo XX, está, por supuesto, 'La carta' por excelencia: William Wyler, Bette Davis y Herbert Marshall.

Salucines

abril en paris dijo...

FERNANDO R. GENOVÉS :

Digamos que ha dado mucho juego además de ser muy útil.
Agradezco la visita amigo Genovés.

Salucines

cristal00k dijo...

Cualquier escrito, por sencillo que nos parezca, es testimonio de un tiempo... sin permitir que se tuerza o se modifique el sentimiento que nos despertó lo que fuere, en esos momentos.

El papel, tiene la ventaja de que es mucho más fácil de localizar y es inmodificable, de todo punto... algo que en las nuevas tecnologías se presta a confusión. Por no hablar de lo difícil que resulta a veces, localizar cualquier envío o recibí en las malditas bandejas de los mails.

No todo iban a ser ventajas en las nuevas tecnologías, claro.

Buena! tu Bette Davis! sobre todo el gesto de la boca, tan característico suyo. Creo que Joan Crawford, fueros las mejores 'malas' de su época. ;)

Besos, Abril.

cristal00k dijo...

'creo que -con- Joan C...'
sorry

abril en paris dijo...

CRISTALOOK :

Exacto. La historia y la vida escrita en un papel, ese espacio imaginario que media mientras que se lee y el efecto que produce esa lectura en un soporte tangible, el libro que guardamos, la carta que escribimos de puño y letra..
Espero que no se pierda. Ofreceremos aún pequeñas resistencias.
La gran Bette Davis pequeña y tan enorme actriz. ¡Vaya pareja formaron la Crawford y ella! Se llevaban mal pero lo hicieron muy bien en ¿Qué fue de Baby Jane?.

Cristal, besos y gracias guapa

Mara Miniver dijo...

Oh, esas cartas de antaño! Yo conservo una caja llena en algún altillo de la casa, a rebosar de cartas post-campamentos de verano, deben oler a campo y a hormonas, jajjaa.

En fin, está claro que "La carta" es un peliculón, como todo lo que hacía Wyler. A mí cuando pienso en cartas en el cine siempre se me viene a la cabeza "La carta final" Con Hopkins y Bancroft, le tengo mucho cariño a esa película.

Un beso

abril en paris dijo...

MARA MINIVER :

¡Qué bueno que te evoquen el olor a campo y a hormonas jaja!! :-D
Eso es la esencia del papel y me parece que no ocurre con ninguna pantalla. Digamos que al menos los árboles sufrirán menos.

Tomo nota de la pelicula que no he visto y el libro "84 Charing Cross Road" en que se basa le tengo ganas y caerá un dia de estos.

Besos

Yuri Zhivago dijo...

Supongo que la transformación del paisaje primaveral me ha apartado unos días del universo Bloguiano y entre otros perderme esta entrada dedicada a lo que siempre fue una de mis grandes aficiones:la escritura de cartas con la que siempre con imaginación trataba de sorprender mayormente a mis amistades del sexo contrario.Recuerdos cartas de dimensiones desproporcionadas con magníficos dibujos en el sobre con portadas de discos y similares dónde apenas se distinguían los sellos y que siempre llegaban incluso a la France.Otras con sorpresas en el interior como infinidad de corazones dibujados pacientemente en centenares de papelitos redondos sacados del depósito de una taladradora pasando por el papel perfumado,las hojas de colores el papel rugoso típico de las buenas cartas y por supuesto escrito con pluma en tinta de color verde o azul mayormente.
Y mi gran recuerdo a una relación epistolar que duró cinco años hasta que un paréntesis y un punto final tras millones de palabras escritas en ese tiempo acabó con ella.
Un saludo.

abril en paris dijo...

YURI ZHIVAGO :

Muy bonita la anécdota que agradezco compartas, ¡eres un romántico Yuri Zhivago!(no podia ser de otro modo)
Esas cartas llenas de colorido, el papel..todo muy poético y sentimental. Supongo que alguna conservarás porque si uno escribe.. recibe respuesta.:-D
Al menos están tus recuerdos.

Saludos nuevamente poeta

Marcos Callau dijo...

Me encantan las cartas. Habría que recuperar el género epistolar. Cada vez que he tenido que enviar "Concierzo de viento" a algún amigo que me lo ha pedido por correo postal he decidido aprovechar y enviarle también unas líneas en una especie de carta. Y es que me gustaría que se revitalizara este medio de comunicación. Quizá sea demasiado romántica esa idea en pleno siglo XXI y poco probable en la era del whatsapp y el correo electrónico. Pero yo sigo enviando cartas. Saludos.

abril en paris dijo...

MARCOS CALLAU :

Es una idea, quiero decir que siempre se puede recuperar y aprovechar cualquier excusa para no perder esa costumbre epistolar,muy romántico, nada que ver un whatsapp, o el mail, aunque sea rápido y muy práctico.. digamos que podemos quedarnos con ambas cosas,pero me temo que serán pocos, no me parece que se esté por la labor.

Saludos otra vez

nury dijo...

Orgullo y Prejuicio, las amistades peligrosas... el hablar de cartas me lleva a pensar en películas de ese tipo. Ya no escribo cartas pero las tengo todas guardaditas en una caja de zapatos, je, je. Pero no me imagino dejar de mancharme de pintura y trabajar sólo con el ordenador.
Bette Davis, la grande... como decía mi abuela: la buena esencia se guarda en frasco pequeño (típico dicho para consuelo de las que no somos muy altas que digamos)
Besote. He estado algo desconectada pero me estoy poniendo al día.

abril en paris dijo...

NURY :

¿Quien no conserva una carta de un amiga y/o de un noviete..? ¡Y qué bonito es encontarse con ella cuando rebuscas entre los papeles.?
Me parece que estamos de acuerdo. Hay que combinar ambas cosas. Demasiado nos ha cambiado la vida a veces para peor ( sin olvidar que tambien nos la ha simplificado )
De Bette sólo se puede decir que era la gran dama del cine, en el drama como ninguna.

Besos, Nury y gracias por la visita

EL SIMBOLO DE PARIS

EL SIMBOLO DE PARIS
Acuarela Fabrice Moireau.Rue Saint-Dominique